El Convenio sobre el trabajo en la pesca (C188) de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) que fue adoptado en 2007 y se aplica a todos los pescadores y todos los buques pesqueros que se dediquen a operaciones de pesca comercial, independientemente de su tamaño, entrará en vigor en un año.

Más de 38 millones de personas en el mundo que trabajan en el sector pesquero, una industria reconocida como una de las más peligrosas de todas las profesiones, se verán beneficiadas. Este convenio tiene por objeto garantizar que los pescadores gocen de condiciones de trabajo decentes a bordo de los buques pesqueros en lo que atañe a requisitos mínimos para el trabajo a bordo, condiciones de servicio, alojamiento y comida, protección en materia de seguridad y salud en el trabajo, atención médica y seguridad social

La Organización Internacional del Trabajo (OIT) es una agencia de las Naciones Unidas que establece las normas mundiales de las condiciones de trabajo. Cuando un número suficiente de países acepta un convenio de la OIT y, por tanto, lo ratifica, ese convenio se convierte en ley.

Para la entrada en vigor de este convenio internacional, se necesitaba al menos la ratificación de diez estados miembros de la OIT, ocho de los cuales debían ser estados ribereños. La ratificación de Lituania, en el dia de ayer, supuso el 10º estado que ratificaba este Convenio, por lo que su entrada en vigor será efectiva en 12 meses a partir de hoy. Lituania es el tercer país de la UE en ratificar la Convención, a raíz de las ratificaciones de Estonia y Francia. Hasta la fecha, el Convenio Nº 188 también ha sido ratificado por Angola, Argentina, Bosnia y Herzegovina, Congo, Marruecos, Noruega y Sudáfrica.

La noticia de que la Convención entra en vigor se presenta como un gran impulso a los esfuerzos para garantizar el trabajo decente para los pescadores de todo el mundo, aunque aún se hace necesario que países con un papel relevante en el sector pesquero, como España, ratifiquen.

La Unión Europea, como el principal importador mundial de pescado y donde más del 50% de este procede de países en desarrollo y en particular, España debido a su importancia en el sector pesquero, deben ser punteros en el planteamiento de los cambios que requiere el sector pesquero, en el seno de la UE y en la comunidad internacional, trabajando para ello por la ratificación urgente del Convenio 188 y cualquier norma aplicable a los trabajadores del sector.

Que beneficios supone para los pescadores

Los trabajadores del sector pesquero se enfrentan a serios desafíos para alcanzar unas condiciones dignas de trabajo, incluidas las prácticas informales de trabajo, trabajo a distancia, el tiempo, la estacionalidad y la naturaleza generalmente peligrosa implícita en su trabajo.

También hay una particular preocupación sobre el trabajo forzoso, esclavitud, la trata de personas y la explotación de la mano de obra migrante en la pesca en todo el mundo. Las normas de trabajo del Convenio Nº 188 pueden contribuir a la protección de los pescadores de estas formas inaceptables de trabajo y abusos de los derechos humanos.

Las normas de la Convención contienen disposiciones destinadas a garantizar que los trabajadores del sector pesquero mejoren la seguridad y la salud y la atención médica en el mar y que los pescadores enfermos o lesionados sean atendidos en tierra; tiempo de descanso necesario para su salud y seguridad; tener la protección de un contrato de trabajo escrito; y que tengan la misma cobertura de seguridad social que los demás trabajadores.

Los pescadores del mundo trabajan a bordo de una flota global de alrededor de 4,6 millones de embarcaciones, la mayoría de los cuales tienen menos de 12 metros de longitud, con alrededor de 64 000 grandes barcos de más de 24 metros de operación. Las normas laborales innovadoras del Convenio Nº 188 tienen la posibilidad de proteger a los trabajadores a bordo de todos los buques de pesca comercial, con la flexibilidad necesaria para cubrir tanto los grandes barcos como los más pequeños.

Las disposiciones de la Convención tienen por objeto garantizar que los buques de pesca estén construidos y mantenidos de manera que los trabajadores tengan condiciones de vida decentes a bordo, adecuados para los largos períodos que suelen pasar en el mar. Las normas de la Convención se complementan con las Recomendaciones sobre el trabajo en el sector pesquero (Nº 199)  .

La Convención establece un mecanismo para garantizar el cumplimiento, y la aplicación de sus disposiciones por parte de los Estados miembros que han ratificado, proporcionando a los grandes buques de pesca y aquellas embarcaciones que pasan largos periodos en la mar que puedan ser sometidos a la inspección del trabajo en puertos extranjeros.

Código ético de WWF para luchar contra los abusos a los derechos humanos y laborales en la industria pesquera y acuícola. 

Fuente: IOTC

Share This