Elegir la opción correcta

Cuando compremos pescado, busquemos el certificado MSC de pesca sostenible o el certificado ASC de acuicultura responsable.

En la densa y sobredimensionada gama de productos pesqueros, los certificados o etiquetas, proporcionan una orientación fiable y ayudan a la toma de decisiones. Cuando se trata de pesca sostenible, contamos con la certificación del Marine Stewardship Council (Consejo de Administración del Mar, MSC), cuyo logotipo azul es fácil de reconocer. Este logotipo sólo se concede a productos que se pescan de manera sostenible, en condiciones controladas, minimizando el impacto de la actividad sobre poblaciones y ecosistemas. Siguiendo estos principios de sostenibilidad, los océanos prácticamente podrían ser un recurso inagotable ya que estarían en regeneración constante. El MSC gestiona el programa líder de certificación ecológica del mundo para pescados y mariscos procedentes de la pesca extractiva, y cumple con los requisitos reconocidos internacionalmente establecidos por la FAO e ISEAL.

La obtención de la certificación MSC proporciona una prueba objetiva de que la pesquería funciona de manera sostenible y ejemplar y de que el medio ambiente no es destruido por las actividades pesqueras. Hoy en día, más de 28.000 productos cuentan ya con este certificado ecológico y más de 373 industrias pesqueras están participando en el programa. Juntas, pescan más de 11 millones de toneladas de pescado cada año, lo que representa el 12% del volumen total. [1]

El certificado MSC puede igualmente ser otorgado a restaurantes que utilizan productos de la pesca sostenible en sus platos certificados bajo este programa.

La acuicultura sostenible como solución al problema

Durante décadas han sido innumerables los intentos de satisfacer la creciente demanda de pescado y marisco con la ayuda de la acuicultura. En la actualidad, este es el sector de crecimiento más rápido de producción de alimentos de origen animal y produce aproximadamente la mitad de todo el pescado y mariscos destinados al consumo humano. [2]

Pero las operaciones de cultivo mal gestionadas tienen efectos negativos como son la contaminación del agua o la destrucción de hábitats sensibles. La pesca de especies utilizadas para la alimentación de especies de cultivo incide en el problema de la sobrepesca. A menudo, las condiciones de trabajo de los empleados en muchos países también son muy malas.

Las piscifactorías que han recibido el certificado del ASC (Aquaculture Stewardship Council) demuestran que no tiene que ser de esta manera. Si las piscifactorías siguen los principios básicos del ASC, como son la conservación de los hábitats naturales y los ecosistemas, como por ejemplo los manglares, la utilización de peces obtenidos de forma sostenible para la alimentación y aseguran unas condiciones laborales justas, tras la obtención de la certificación, los productos pueden llevar el logotipo de la ASC. [3]

Comprar productos con el logo de MSC o ASC significa tomar una buena decisión. Es buena para los mares, sus habitantes y para todos los que viven de ellos.

 Existe pescado de origen sostenible ¡sin certificado!

No todos los productos marinos sostenibles tienen certificado pero pueden ser recomendados. La razón de la falta de certificado podría ser debido a que la pesquería o la piscifactoría estén comenzando el largo proceso de certificación. Por otra parte, el costo de la certificación es a veces demasiado alto para empresas o flotas más pequeñas. Pero aún así, estas pesquerías o piscifactorías podrían estar utilizando métodos de producción sostenibles y deberían ser reconocidas por los consumidores.

Para llevar más operaciones hacia la pesca y métodos de cultivo sostenibles, WWF apoya las asociaciones entre minoristas, comercializadores, procesadores y representantes de la gastronomía con proyectos de mejora depesquerías y acuicultura, recomendando los productos de estas empresas.

¿Cómo reconocer los productos recomendados que no tienen certificado?

Necesitamos información para poder tomar decisiones de compras responsables. Es por ello que la Unión Europea ha mejorado la información sobre las etiquetas de productos marinos.

Desde finales de 2014, es obligatorio proporcionar información importante para nuestra decisión de compra. Esto incluye información sobre la especie, el lugar y el método de captura; por ejemplo, el tipo de red.

Con esta información y las recomendaciones de WWF, todo consumidor puede tomar una decisión correcta.

Una recomendación fácil de llevar a cabo al comprar pescado fresco en la pescadería es comprobar la talla mínima de captura establecida para cada especie.

La talla del pez es una señal de su edad y es determinante para reconocer a un pez demasiado joven, que todavía no ha alcanzado la madurez sexual de un pez adulto, que ya ha tenido la oportunidad de reproducirse.

La captura de peces demasiado pronto, antes de que hayan tenido la oportunidad de reproducirse, es uno de los mayores problemas que conduce a la sobrepesca. Nuestra recomendación clara: no compres peces que no den la talla.

mostrar referencias para este artículo

[1] https://www.msc.org/business-support/key-facts-about-msc

[2] Fact sheets Aquaculture Stewardship Council (ASC). http://www.asc-aqua.org/upload/150506_Factsheet%20ASC%20press_Final.pdf

[3] Fact sheets Aquaculture Stewardship Council (ASC). http://www.asc-aqua.org/upload/150506_Factsheet%20ASC%20press_Final.pdf

Articulo principal

test

Share This